Impuestos y ganancias

| 31 July, 2012 | 0 Comentarios

En la actualidad, uno de los motivos que enciende el malhumor entre los empleados en relaciA?n de dependencia es el denominado mA�nimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.
Mucho fue lo que se hablA? al respecto: hubo quienes sostuvieron que hay que eliminar este impuesto -por afectar los ingresos de los trabajadores- otros que los mA�nimos deberA�an ser mucho mA?s altos, y tambiA�n algunos se manifestaron a favor de que los valores se ajusten automA?ticamente en base a algA?n tipo de A�ndice.

Sucede que, debido a que los valores de las deducciones que pueden computarse permanecen estables desde el aA�o pasado, mA?s de un millA?n setescientos mil asalariados quedaron en la A?rbita del gravamen.
A�Y esta cifra subirA? mA?s, si es que el Gobierno decide no modificar el actual esquema, ya que las principales paritarias fueron cerradas con aumentos del orden del 25% anual. AsA�, las probabilidades de alcanzar a 2 millones de personas son cada vez mA?s altas.

La polA�mica que generA? la postura oficial de no elevar el piso sobre el cual comienza a pagarse ha generado defensores y detractores. Y lo primero que se tiende a hacer es comparar con lo que sucede en otros territorios.

En este escenario, iProfesional.com consultA? a especialistas en la materia, que explicaron cA?mo afecta en otros paA�ses a los empleados en relaciA?n de dependencia.

Diferencias y similitudes
Los expertos coincidieron en que existen algunas cuestiones que tienden a igualar el tributo que recae sobre las ganancias de los dependientes.

En efecto, en todos los casos analizados (Chile, Brasil, Uruguay, Estados Unidos, Alemania y EspaA�a), al momento de determinar cuA?l es la base sobre la que se aplicarA? la alA�cuota, se permiten deducir los aportes y contribuciones sociales.

AsA�, por ejemplo, en los paA�ses europeos, los trabajadores pueden computar aquellos gastos realizados por Seguridad Social, mientras que los asalariados brasileA�os pueden descontar la cuota de jubilaciA?n que abonaron.

Del mismo modo, en Argentina todos los aportes descontados de los salarios -como ser Obra Social, Sindicato, JubilaciA?n, entre otros- pueden deducirse de la base imponible de Ganancias.

Lo mismo sucede con los familiares a cargo, ya que todos los paA�ses permiten la desgravaciA?n de los hijos, cA?nyuges y otros, como ser suegros, nietos, hermanos, por citar sA?lo unos ejemplos.

Otro de los aspectos que iguala la situaciA?n de la Argentina con la de otros paA�ses es la utilizaciA?n de alA�cuotas progresivas, cuyo objeto es que los que mA?s tengan, paguen mA?s.

Al momento de encontrar diferencias tal vez, la mA?s importante, es la que hace a las clA?usulas de ajuste del gravamen.

En concreto, en los paA�ses de la regiA?n -analizando los valores que determinan el mA�nimo a partir del cual se empieza a pagar- se puede observar que varA�an en base a la inflaciA?n que, por cierto, es significativamente mA?s baja que la local.

En Chile, por caso, mientras A�ste A�ndice aumentA? un 50% en los A?ltimos 12 aA�os, las cifras del gravamen se ajustaron apenas unas centA�simas por debajo. En tanto que en Uruguay, mientras el A�ndicador trepA? casi 7% en 2011, el ajuste impositivo fue del 8 por ciento.

Lejos de eso, y tal como diera cuenta el Instituto de AnA?lisis Fiscal (IARAF), en la Argentina “mientras el A�ndice de precios mayoristas aumentA? entre diciembre de 2001 y abril de 2012 un 425%, segA?n Indec, los mA�nimos y deducciones del impuesto fueron ajustados para trabajadores casados y con dos hijos en un 380%”.

Tags:

Categoría: noticias

Deja un comentario


Logo FinancialRed